El Seguro Popular y los Migrantes

El Seguro Popular preocupado por la salud de los migrantes mexicanos que trabajan en Estados Unidos y cuyas familias se quedan a vivir en México, promueve que se afilien para que tengan acceso a los servicios públicos de salud en nuestro país.

Dado que la salud es un derecho fundamental, todos los mexicanos que trabajan en Estados Unidos y sus familias, radicadas en México, pueden recibir atención médica, a través del Seguro Popular, en cualquiera de las 32 entidades federativas de la República Mexicana.

Con el Seguro Popular el cuidado de la salud ya no es un problema para los migrantes que anteriormente no tenían garantizada esta atribución. Ahora, cuando visiten o se regresen a México, podrán atenderse en clínicas y hospitales tanto federales como estatales de la Secretaría de Salud y así estar protegidos.

El Seguro Popular extiende su financiamiento para que los familiares de quienes buscan trabajo en el país vecino, y ellos mismos, puedan hacer uso de servicios médicos dentro del territorio nacional. De esta manera, los migrantes tendrán la tranquilidad de que si algún integrante de su familia radicado todavía en México enferma, contará con la atención médica que cubre el Seguro Popular.

En cada uno de los consulados de México en Estados Unidos se han instalado Ventanillas de Salud en las que, además de solicitar información sobre cómo funciona el Seguro Popular, la cobertura de enfermedades y los servicios médicos que pueden utilizar; los migrantes pueden pre-afiliar a su familia residente en México, la cual deberá concluir el trámite de afiliación en el estado de la República donde viva.

Los consulados mexicanos disponen de historietas, carteles informativos y un video para difundir, entre nuestros connacionales, esta política pública de apoyo y servicio.

El Seguro Popular trabaja a favor de la salud, la economía y el bienestar de los mexicanos y gracias a ello, ahora también la salud de los migrantes mexicanos está protegida.